Hoy las personas que se jubilan tienen una edad vital en la que todavía se sienten activos y animados para hacer un montón de cosas, y por fin, tienen el tiempo para hacer lo que siempre han querido hacer. La libertad que aporta hoy la jubilación nos lleva a pensar que cuando realmente podemos elegir un futuro pleno no es en nuestra infancia sino cuando tenemos una buena jubilación. Por eso, cuando todavía tenemos tiempo para prepararnos para esa jubilación tan deseada, tiene más sentido que nunca volver a preguntarnos: Y tú, ¿qué quieres ser de mayor?

A través de historias reales, conseguimos que un producto tan etéreo y desmotivador como el ahorro a largo plazo sea palpable e inspirador.

Contamos las historias de Patelo, Concha y Herminio sin frases predefinidas, ni guiones. El resultado son sus vidas y sueños contados con sus propias palabras extraídos a lo largo de tres jornadas de entrevistas.

Patelo trabajó en el mar toda su vida. Cuando se jubiló comenzó a crear motores en miniatura y hoy se dedica enteramente a su máxima pasión.

Concha fue directiva de una gran compañía, pero al jubilarse sintió que era el momento de comenzar otro reto que le apasionaba: escribir una novela.

Herminio era carpintero. Al jubilarse utilizó su capacidad de trabajar la madera para dar solución a una duda que nadie había sabido responder: ¿cómo subieron las piedras a las pirámides?